Deplorable

Principio de Peter, del año 1968: “Con el tiempo, todo puesto tiende a ser ocupado por un empleado que es incompetente para desempeñar sus obligaciones”.

Que Pedro Sánchez iba a ser El Breve, quedó de manifiesto en los primeros cien días de su elección como Secretario General de PSOE.

La crisis socialista se gestó cuando Zapatero era Presidente del Gobierno, algunas leyes progresistas aceptadas por todo el mundo, sin lesionar a nadie, y una calamitosa gestión económica, del problema catalán, internacional y de promulgación de otras leyes que produjeron divergencias entre la propia organización socialista.

La llegada de Pedro Sánchez fue un cambio generacional en la que los nacidos en democracia empezaron a ocupar puestos de mando tanto en el sector público como en el privado, y en los partidos políticos.

Pronto se vio un giro a la izquierda más intransigente del partido, acentuado en los últimos tiempos por su desmedida ambición personal, falta de reconocimiento internacional y su facilidad para ganarse enemigos en todas partes.

Un líder tiene que evaluar permanentemente los riesgos que pueden afectar a su empresa, o a su partido político en este caso.

El Partido Socialista tiene problemas económicos. Menos ingresos por menos personas elegidas para cargos públicos en todas las administraciones; por bajas de militantes; por otros ingresos varios que al que pierde le es más difícil obtener; y los bancos ya no son lo que eran: antes no perdonaban los préstamos políticos, pero los contabilizaban en Suspenso. Ahora no, en el mejor de los casos los refinancian, como han tenido que hacer con el PSOE hace poco. Si además se intentan hacer pactos con quien quiere ahogar a los bancos y con quien quiere reducir su perímetro de actuación, digo yo, por decir algo, que no verán con buenos ojos dar dinero a quien pretende ir en y contra ellos.

El asunto NO ES NO, tres palabras claras, precisas, con grafía de compás, escuadra y cartabón que usábamos en la escuela cuando yo tenía pantalón corto, es solo la punta de iceberg que hay en el PSOE: Falta de concreción e identidad política, que nadie quiere poner encima de la mesa por no significarse: socialdemocracia o marxismo.

 

 

Socialdemocracia, izquierda moderada, compatible con política social en la que se conjugue el bien de los más débiles sin herir a los más fuertes, que son los que ponen el dinero; unidad de España, irrenunciable para la absoluta mayoría de españoles, entre ellos las fuerzas armadas de todo tipo y condiciones (de ahí el interés de Podemos de controlarlas), política europeista, y reconocimiento internacional.

Marxismo, ultra izquierda, y según Diario 16.com del 06-10-2016, “la verdadera razón por la que Pedro Sánchez ha sido destituido de su cargo de secretario general del PSOE estaría en haber llegado a un acuerdo entre él y sus incondicionales, Podemos, nacionalistas vascos y catalanes, de izquierda y derecha, que vulneraría la forma actual del Estado Español y su Constitución.

Se trataría, según las mismas fuentes, de crear un Estado federal y posteriormente una república federal tras una legislatura constituyente que lo promoviera.

El Partido Socialista de Catalunya (PSC), con su líder Miquel Iceta a la cabeza, apoyó esta opción. Precisamente, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont anunció en los días previos a la reunión del Comité Federal del PSOE  que el referéndum para la independencia se celebraría el 23 de octubre de 2017. Además, existía pacto económico específico para Cataluña en el que recogerían las demandas de los nacionalistas”.

Europa y Estados Unidos no darían nunca el visto bueno a un gobierno marxista en un país fundamentalmente estratégico, a nivel mundial, como es España.

El péndulo funciona, incluso para los trolls socialistas. El Grupo Prisa es el que llevó al Partido Socialista al Gobierno en años anteriores. Y el Grupo de la Sexta TV al Sr. Iglesias Turrión al Parlamento. Los españoles somos muy demócratas, siempre que ganen los míos. Antes de morir Franco, todo el mundo era franquista (mi reconocimiento para unos pocos del Partido Comunista que fueron los únicos opositores al Régimen en el poder); al día siguiente, todo el mundo era muy demócrata; más tarde, todo el mundo era de Felipe González, ahora Felipe González es un viejo inútil.

El espectáculo dado entre los militantes y mandos socialistas días pasados hasta elegir a la Gestora, ha sido deplorable. Insultos, forcejeos, gritos de fascistas (por qué enseguida se llama fascistas a quien no piensa como uno mismo, incluso a propios compañeros socialistas), con pena de televisión que ha dado la vuelta al mundo.

Difícil objetivo la recomposición del partido para quien sea elegido líder, claramente dividido y en el que Pedro Sánchez y su “soguilla” Luena siguen llamando a sus prosélitos pensando que han perdido una batalla pero no la guerra.

En mi opinión, el PSOE lo que tiene que hacer es refundarse como partido político moderno, del siglo XXI, y decir de una vez si es socialdemócrata o marxista, para que los militantes sepan dónde posicionarse, y los electores a qué atenerse. Cualquier otro atisbo de enmascarar la realidad, supondrá dejar de ser opción de gobierno y/o líder de la oposición, por muchos años.

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 15-10-2016

Publicado en el Blog de Campos el 17-10-2016

 

 

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: