Herencia envenenada

Algún día trataré de averiguar por qué Pascual Madoz, verdad es que fue hace más de ciento cincuenta años, dijo que tenía 348 vecinos y 1774 almas, con un clima propenso a catarros y pulmonías, con su Fuente del Piojo, a la salida del pueblo, por la que corren buenas aguas y de la que se surte el vecindario.

Íberos, celtas, romanos, visigodos, árabes, todos pasaron por allí, pero no dejaron mucha impronta de ello. El pueblo como tal surge repoblado por los cristianos en el siglo XII, con topónimo romance con el que ha llegado a nuestros días.

Es la Fiesta de Moros y Cristianos, en el mes de enero, para calentar el crudo invierno de La Mancha conquense, el evento más importante de los que se celebran en el pueblo. Este año se ha complicado la cosa, porque la Subdelegación del Gobierno ha restringido la entrega de pólvora solo a los presentes y acreditados en el pueblo, por lo que el General Moro ha dicho que “Se harán sin descargar, a ver cómo hacemos una guerrilla sin tiros, haremos el ruido con la boca…”.

Comienzan con los «dichos», batalla verbal entre moros y cristianos en la plaza, con un apasionado enfrentamiento, se llega a las armas, el cristiano sale derrotado y los moros se apoderan del Santo Niño.

En un segundo encuentro, tras otra encarnizada batalla, el cristiano recupera al Santo Niño. La representación finaliza con un encuentro en el que el moro, arrepentido, pide perdón y se convierte al cristianismo.

El pueblo tiene unos mil trescientos habitantes, cuando están todos, cuenta con una emisora local de radio y oficina de turismo, siendo la iglesia y el cementerio los dos principales monumentos a visitar. El juego del trompo y las gachas manchegas son otros de los atractivos locales.

Un año antes de la Gran Depresión, el año en el que se abolió la esclavitud en Sierra Leona, de la deportación de Trotski, en Gran Bretaña las mujeres obtienen el derecho al voto, Mustafa Kemal Atatürk instaura el alfabeto latino en Turquía (Erdogán ha enterrado los avances conseguidos por ese turco demócrata y mujeriego), Fleming descubre el efecto antibiótico de la penicilina, y la Coca Cola se establece en Europa, bastante les importaba todo esto a ellos, nace en el pueblo la niña Virginia, reinando Alfonso XIII y Primo de Rivera como Jefe de Gobierno, dictadura militar, que no pudo resistir a la crisis económica del año 29 y que finalmente, en 1931, las elecciones municipales dieron la mayoría en las principales ciudades a los republicanos, el rey abandonaba el país y se proclamaba la II República.

Virginia era una niña cuando comenzó la Guerra Civil Española, no sabía leer ni escribir porque no había escuela en el pueblo, se crio entre el polvo de la harina que molía su abuelo en el molino, trigo y cebada, plantaciones en los secarrales de labor, tierra dura como una piedra por los hielos de cada noche, labrada con arados sostenidos por fuertes brazos quemados del sol veraniego, y grandes sabañones en las orejas del frío invernal.

Dicen que su madre, al igual que a sus tres hermanos, le dio una educación exquisita en un buen colegio de Valencia, imponiéndoles la obligación de no casarse ya que eran muy feos y consideraba que quien les pretendiera lo que realmente querían era su fortuna.

Murió sola, casi nonagenaria y con un importante patrimonio inmobiliario y mobiliario, moviente y semoviente; y dispuso que su cuantiosa herencia se destinara a la creación de una fundación que becase a los jóvenes “que carezcan de medios y sean naturales y vecinos de Valverde de Júcar”, fundación que llevará sus apellidos y tendrá tres albaceas principales: el alcalde, el juez de paz y el párroco del pueblo, además de “un obrero o empleado, elegido por los asalariados del pueblo, un comerciante, elegido por los establecidos en la localidad, un industrial, también elegido por los establecidos en la localidad, un agricultor, elegido por los autónomos de la localidad y un profesor de Enseñanza General Básica, elegido por los profesionales que ejerzan en la localidad”.

 

heren

El patrimonio no podrá “ser vendido ni enajenado por ningún concepto, y sólo se podrá disponer de sus réditos, beneficios e intereses aplicándose su importe en la siguiente forma: un 10% para incremento de capital, compensándose la inflación media; un 85% para becas, y el 5% restante para gastos de administración…”.

Y a partir de ahí vinieron los problemas. Becas ¿para qué estudios y de qué edades?, ¿para los de EGB, los de la ESO, carreras universitarias, para Erasmus, para perfeccionamiento, para un máster…? ¿Españoles o extranjeros? ¿Hijos de refugiados, de los que piensan que los muertos los pongan los europeos y los norteamericanos? ¿Ya censados o que se incorporen al censo en el futuro?  ¿Qué es carecer de medios? Y otras muchas preguntas, contestadas con respuestas interesadas.

Doña Virginia descansa en paz desde hace dos años, pero ha dejado una guerra en su pueblo que durará mucho tiempo, y es que “el dinero es más peligroso que el plutonio”.

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 24-09-2016

Publicado en el Blog de Campos el 01-10-2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: