Choque de trenes

El Parlamento de Cataluña, con el abandono del hemiciclo de los representantes del Partido Popular y Ciudadanos, aprobó iniciar la desconexión con España, expresión que oculta lo que siempre se ha llamado Golpe de Estado, desafiando al Tribunal Constitucional y en contra de la Constitución española. “Hacia la independencia. Sin miedo”, ha dicho Anna Gabriel (CUP).

 

El documento aprobado establece un proceso hasta la independencia que contempla, entre otros muchos, los siguientes fundamentos:

  • Saltarse la ley: “No hay ningún margen de acción para el reconocimiento del dretadecidir del poble català en el interior del marco jurídico constitucional y legal español. La única manera posible de ejercer este derecho es por la vía de la desconnexió y la activación de un Procés Constituent propio“ (punto 1).
  • Crear una Constitució: “El Procés Constituent constará de 3 fases: una primera de procés participatiu, una segunda fase de desconnexió con el Estat y convocatoria de unas elecciones constituyentes que conformarán una Asamblea Constituyente, que redactará un proyecto de Constitució. En una tercera fase será ratificada a nivel popular (sic) mediante referéndum” (punto 5).
  • Unilateralidad: “Después de la fase de participación ciudadana se completará la desconnexió con la legalidad del Estat espanyol a través de la aprobación de las leyes de desconnexió por parte del Parlamento de Cataluña, un mecanismo unilateral de ejercicio democrático que servirá para activar la convocatoria de la Asamblea Constituyente. Las leyes de desconnexió no son susceptibles de control, suspensión o impugnación por parte de ningún otro poder, juzgado o tribunal” (punto 7).
  • Soberanía única: “Una vez convocada, elegida y constituida, la Asamblea Constituyente dispondrá de plenos poderes. Sus decisiones serán de obligado cumplimiento  para todo el resto de poderes públicos, personas físicas y jurídicas. Ninguna de sus decisiones será tampoco susceptible de control, suspensión o impugnación por parte de ningún otro poder, juzgado o tribunal” (punto 9).
  • Ideología de género: “Se ha de incorporar la perspectiva de género de una manera transversal y con estrategia dual (…) para que el prusés constituent lo sea también para todas y todos”.

 

Cuando una persona transgrede las leyes, la policía lo detiene, lo juzgan los jueces y, si es culpable y condenado, ingresa en prisión, para pagar por su delito y tratar de recuperarlo para la sociedad.

El Ordenamiento Jurídico español, Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, Título XXI, Delitos contra la Constitución, Capítulo 1º, Rebelión, dice de forma textual:

Artículo 472

Son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes:

  • Derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución.
  • … / …
  • Declarar la independencia de una parte del territorio nacional.
  • Sustituir por otro el Gobierno de la Nación o el Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma, o usar o ejercer por sí o despojar al Gobierno o Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma, o a cualquiera de sus miembros de sus facultades, o impedirles o coartarles su libre ejercicio, u obligar a cualquiera de ellos a ejecutar actos contrarios a su voluntad.
  • Sustraer cualquier clase de fuerza armada a la obediencia del Gobierno.

 

Artículo 473

  1. Los que, induciendo a los rebeldes, hayan promovido o sostengan la rebelión, y los jefes principales de ésta, serán castigados con la pena de prisión de quince a veinticinco años e inhabilitación absoluta por el mismo tiempo; los que ejerzan un mando subalterno, con la de prisión de diez a quince años e inhabilitación absoluta de diez a quince años, y los meros participantes, con la de prisión de cinco a diez años e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis a diez años.
  2. Si se han esgrimido armas, o si ha habido combate entre la fuerza de su mando y los sectores leales a la autoridad legítima, o la rebelión hubiese causado estragos en propiedades de titularidad pública o privada, cortado las comunicaciones telegráficas, telefónicas, por ondas, ferroviarias o de otra clase, ejercido violencias graves contra las personas, exigido contribuciones o distraído los caudales públicos de su legítima inversión, las penas de prisión serán, respectivamente, de veinticinco a treinta años para los primeros, de quince a veinticinco años para los segundos y de diez a quince años para los últimos.

El dirigente de UGT en Cataluña José Rodriguez, ha tuiteado, textualmente: “Si algo ha de hacer la Asamblea es tener preparados piquetes ciudadanos en caso de que se aplique la fuerza policial contra el Parlament”.

El General de División Juan Chicharro Ortega, en la reserva, escribe el pasado 28 de julio que “La hipotética secesión de Cataluña sería un atentado contra la Patria pero también contra la Constitución …/… yo les diría a estos señores  que vayan olvidándose de que se dé una situación tal como la que desean y promueven, pues de ser así nos encontraríamos ante un fallo multiorgánico del sistema, impensable para mí, y que daría lugar a otras actuaciones nada deseables, y dicho sea de paso, también previstas en la Constitución: no hay letra pequeña, intenciones ocultas, ni doble fondo, todo está en la Carta Magna, y bien claro”.

En el Congreso de Diputados, la suma de los representantes de los partidos constitucionalistas PP, C’s y PSOE alcanzan 254, el 73% de los escaños, mayoría absoluta. Mientras se pelean entre ellos, España se desintegra. Sus líderes han demostrado su incompetencia para llegar a acuerdos y anteponer el bien común a sus egos personales. Si no se logra formar Gobierno, revolución político-sexual: Que tomen el mando Soraya Sáenz de Santamaría, Carme Chacón e Inés Arrimadas, las mujeres al poder. Y si Unidos Podemos quisiera unirse, constitucionalmente, mejor que mejor.

Estamos ante un choque de trenes institucional entre España y una parte de ella, la que se siente más rica y a la vez más insolidaria con el resto.

Para evitar este choque de trenes, propongo nombrar a La Legión revisora perpetua de las vías por la que circulan esos trenes, a los Paracaidistas jefes de estación por dónde pasan dichos trenes, y a la Infantería de Marina atracada junto al monumento a Colón en el puerto de Barcelona. Para triunfar en esta vida hay que ser más malo que los malos.

 

Choque

Antonio CAMPOS – Publicado en el Blog de Campos el 01-08-2016

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: