Prostitución: Legal, ilegal o alegal

La prostitución se ejerce desde que el mundo es mundo, en todas partes y en todas las culturas. Antes de que el movimiento obrero se articulase como tal, las prostitutas se habían organizado para luchar por sus derechos en la Inglaterra del año 1668.

 

 

Como en todo, o en casi todo, hay dos grandes corrientes de opinión: Los que están en contra y los que están a favor de legalizar la prostitución.

Las razones que esgrimen los que están en contra, entre otras, son:

La prostitución es una explotación de la mujer, la mayoría de ellas la ejercen contra su voluntad, riesgo para la salud, inseguridad ciudadana, tráfico de personas principalmente inmigrantes, proxenetas y drogas. La London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM), señala que prácticamente la mitad de las mujeres que la practican (48%) han sufrido violencia física o sexual, así como amenazas, vejaciones y encierros, y que un porcentaje elevado (42,8%) sufre trastornos por ansiedad, depresión (61,2%) y estrés post traumático (14,9%). “La prostitución persiste para beneficio de las mafias y constituye el negocio internacional más importante del mundo después del tráfico de drogas” …/… “La prostitución es la expresión más aguda del sistema patriarcal, ya que consiste en la utilización del cuerpo de las mujeres para la satisfacción sexual de los hombres”, palabras de la feminista Lidia Falcón.

“Desde el punto de vista liberal, aceptar la prostitución es coherente. Desde un punto de vista republicano y socialista, donde buscamos la abolición del trabajo y la mercantilización del cuerpo, es más censurable”. Lo ha dicho Alberto Garzón, que no es socialista, sino marxista, comunista y leninista. Y lo dice claro: Abolir el trabajo. Que trabaje “Rita la Cantaora” y que “papá Estado” pague todo y a todos.

“El verdadero problema es la falta de regulación de una actividad que ejercen miles de mujeres, que genera enormes beneficios económicos y que resguarda a proxenetas y explotadores gracias a la alegalidad. Sin embargo esta actividad, tan conocida y opinada, es opaca a la vigilancia del Estado para garantizar los derechos humanos de muchas de las prostitutas, y su no regulación convierte a esta actividad en refractaria al control de los agentes que operan en ella (mafias y redes de explotación sexual), haciendo muy difícil poder garantizar la seguridad de las personas, erradicar la violencia y explotación de las mujeres y la trata de personas”, según  Carmen Bravo Sueskun, Secretaria Confederal de la Mujer de CCOO.

Otra opinión a favor de legalizar la prostitución es la de María Escobar: “Si legalizáramos la prostitución, ¿qué pasaría? Por un lado, se acabarían las mafias. Este trabajo ya sería legal, lo podría realizar cualquier persona sin tener que deberle dinero a nadie. Es más: al propio gobierno del país le interesaría combatir dichas mafias pues el asunto ya posee un carácter económico y se denunciaría la competencia desleal entre los propios trabajadores. Al ser un trabajo legal, los propios trabajadores adquirirían derechos esenciales: derecho a la sanidad; a las pensiones por jubilación, viudedad o por incapacidad, entre otras; y también pagarían sus impuestos, contribuyendo al bienestar económico del país”.

Amparados en investigaciones de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud, Amnistía Internacional aprobó a finales del año pasado adoptar la despenalización de la prostitución como su postura oficial,  siempre que sea entre adultos y consentida.

También contrapuestas son las opiniones sobre el motivo real por el que una mujer llega a prostituirse. Estando de acuerdo con que una parte importante de las prostitutas están bajo el control de mafias, hay otras que se dedican a ello por el elevado nivel de vida que les reporta, por necesidades económicas que se satisfacen más rápidamente y sin desmesurado esfuerzo, y otras porque les gusta. Conocí a la esposa de un alto directivo de una muy importante empresa, que se dedicaba a la prostitución de alto standing para satisfacer sus necesidades sexuales multiorgásmicas de cada día.

La referencia histórica a la mujer cuando se ha hablado de prostitución, hay que ampliarla actualmente a hombres y travelos. Según el RAE, prostitución es la “actividad de quien mantiene relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero”. Y el montante dinerario de la industria del sexo es tal, que en España se ha incluido el producto de esta actividad como componente del PIB, pues genera un total de más de dos mil millones de euros anuales.

Es público y notorio que existe la prostitución, que hay sitios en donde su práctica es conocida por todo el mundo, incluido policía. Que no está reglamentada dicha actividad pero está permitida. Parece como si no reconociendo la realidad, no existiera. Es un caso similar al de la droga: Se permite su consumo privado, pero no la posesión. ¿Alguien me puede decir cómo se puede consumir droga si no se tiene, produce o compra, la materia prima?

 

 

Hay ayuntamientos que proponen multar a los clientes de las prostitutas, repito que hay que ampliar el perímetro del mercado a hombres y travestidos, pero la pregunta surge casi sin quererlo. ¿Por qué a los clientes sí y a las prostitutas no? Porque las prostitutas son legalmente insolventes y no se van a cobrar las multas. ¿Y por qué se multa a los clientes que contratan un servicio teóricamente consentido?, porque si no fuera consentido, la autoridad competente lo que tendría que hacer es proceder contra ellas. Con ello no se afronta el verdadero problema, la esclavización de la prostituta, sexual, monetaria y socialmente.

También es de últimas fechas del año pasado el “lavado de cara” que hizo el Gobierno sobre este tema, adoptando una serie de medidas para “la sensibilización, detección, formación y persecución de este delito”. Si lo que verdaderamente se pretende es acabar con la trata de personas, ¿Por qué no ilegalizar la prostitución? A negocio ilegal, más riesgo y más dinero para chulos y proxenetas.

Si se legalizara la prostitución y se reglamentaran aspectos como la sanidad, locales cerrados, pago de impuestos y seguridad social, castigando penalmente grave el tráfico de personas, proxenetismo y otros temas que giran alrededor de la prostitución, y que hacen que lo mejor de todo este negro mundo sean las propias prostitutas, ganarían ellas, el Estado y todos los ciudadanos, salvo pacatas mentes que sueñan con lo imposible.

 

Publicado en el Blog de Campos el 23-07-2016

 

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: