IV Centenario de Cervantes – 3/5

De Alcalá de Henares a La Mancha

De La Mancha a Alcalá de Henares

3/5

 

No acaba aquí las vicisitudes de la partida del bautismo de Cervantes. Seguimos apoyándonos en Puerta de Madrid del 07-02-2015.

“Todo empezó cuando en los años sesenta, comprobé que habían entrado en la iglesia para robar. Me di cuenta que el libro no estaba seguro y que era toda una joya de la que yo era el responsable. Fue el abad Don Francisco Herrero, quien entregó la partida a la iglesia de Santa María en 1959 y yo me hice cargo de la misma en 1963 cuando fui nombrado párroco”, dice D. Manuel Palero, párroco de Santa María, ya establecida en la antigua iglesia del colegio de la Compañía de Jesús en la calle Libreros.

A mediados de los años setenta D. Manuel Palero fue cesado como párroco de Santa María y “volví a temer por el libro. Salí de Santa María con el libro bajo el brazo. Aquello era algo más que un libro religioso, es una joya universal de una importancia fundamental para Alcalá; por eso decidí llevarlo al Ayuntamiento para su conservación. Se lo entregué a José García Saldaña, en función de depositario accidental, quien firmó el acuse de recibo del siguiente literal:

 

Cerv 05

“En el día de hoy me hago cargo, por entrega de D. Manuel Palero R-Salinas, Párroco de Santa María, de un libro manuscrito en el que se contiene la partida bautismal de MIGUEL CERVANTES SAAVEDRA. Esta entrega se hace siguiendo instrucciones del Señor Alcalde-Presidente D. Fernando Sancho Thomé. Alcalá de Henares, trece de febrero de 1976. El Depositario Actal: José García Saldaña (firmado)”.

Desde ese momento, el libro de bautismos de la iglesia de Santa María que contiene la anotación del bautismo de Cervantes, se guarda y conserva en una caja fuerte en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares. En él consta de forma textual:

“En domingo, nueve días del mes de octubre año del Señor de mil e quinientos e cuarenta e siete años, fue bautizado Miguel, hijo de Rodrigo de Carvantes e su mujer doña Leonor; fueron sus compadres Juan Pardo; baptizole el Reverendo Señor Bachiller Serrano, cura de nuestra Señora, testigos Baltasar Vázquez, Sacristán e yo que lo bapticé y firmé de mi nombre. Bachiller Serrano”.

 

Cerv 06

Como fácilmente se puede observar en dicho documento, el vocablo “miguel” se encuentra al margen del cuerpo que ocupa el texto original, presenta un punto sobre la “i” diferente al resto, y la grafía es totalmente diferente, como si hubiera sido escrita siglos después.

Manuel Vicente Sánchez Moltó, Cronista Oficial de Alcalá y estudioso del tema, defiende que, en su día, el vocablo “miguel” figurase en el margen derecho, dañado por los años y mala conservación del documento, habiéndose añadido al margen izquierdo, en fechas posteriores, lo roto y desaparecido en el citado margen derecho. Apoya esta teoría en una documentación gráfica, sin fecha, que incluye en las págs. 32/33 de su librito Miguel de Cerbantes, natural de Alcalá de Henares, del año 2016, que difiere en el margen derecho de la que aquí se reproduce, que es la oficial publicada por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

Poco tiempo estuvo Cervantes en Alcalá de Henares, trasladándose con su familia a Valladolid en 1551, por lo que contaba cuatro años de edad cuando abandonó Alcalá. Tras una vida aventurera y azarosa, de intrigas y miserias humanas, Cervantes murió en Madrid el 22 de abril de 1616, siendo enterrado al día siguiente, misma fecha que el otro genio de la literatura universal en lengua inglesa, William Shakespeare.

Según el catedrático Jordi Gracia en su libro Cervantes, la conquista de la ironía, de 2016, a su muerte, “Cervantes tenía seis dientes y joroba, estaba calvo y sufría (seguramente) de próstata y de diabetes”.

Arsenio López Huerta en su obra “El juego en tiempos del Quijote”, año 2015, se pregunta: “¿Quiénes jugaban por aquel entonces?” Y se contesta: “Todos: ricos, pobres, religiosos y pícaros, nobles y villanos, y hasta los mismo reyes”. Y prosigue: “Pero casi sin duda fuera Cervantes quien más diestro y versado en las artes de los naipes se mostrara. Hasta casi una veintena de juegos cita en sus obras. Cotarelo, ese gran cervantista, llega a exclamar “muy versado aparece nuestro autor en los juegos de naipes y en los usos y artimañas de tahúres y coimeros”.

Cervantes vivió bajo el reinado de Felipe II, tiempo de guerras constantes y múltiples impuestos. Siglo de Oro de las Artes y las Letras, siglo de una sociedad atrasada tanto económica como culturalmente, un país supersticioso, con poco apego al trabajo, fanático en lo religioso y deliberadamente expansionista. Hasta tal punto que el Tesorero de Hacienda Luis Ortiz comentaba: “Se quite de España toda ociosidad y se introduzca el trabajo”. (Historia de España – Felipe II – Dirigida por John Lynch – Año 2007 – pág. 381).

A la muerte de Felipe II le sucedió su hijo Felipe III, místico, indolente, de no mucha inteligencia, muy aficionado a la caza, delegó los asuntos de gobierno en manos de su valido, el Duque de Lerma; se adoptaron disposiciones para aliviar la crisis de la Hacienda, pero provocaron una inflación de precios que agravó la depresión económica.

Puede deducirse la situación económica que le tocó vivir a Cervantes, con la bancarrota sucesiva del mayor imperio de los siglos XVI y XVII, España, por Felipe II (años 1557, 1575 y 1596) y Felipe III (año 1607). La picaresca, el sobreendeudamiento, pedir préstamos y no pagarlos, viene a los españoles de sangre renacentista.

Cervantes es el escritor que más calles y plazas llevan su nombre en toda España (1600), seguido de Federico García Lorca (903), Antonio Machado (741), Rafael Alberti (429), Francisco de Quevedo (234), Camilo José Cela (220) José de Espronceda (171) y Luis de Góngora (179).

Universalidad e intemporalidad de los elementos que lo integran, profundo conocimiento del lenguaje popular, habilidad para dar vida y manejar a más de doscientos personajes en la novela, convirtiendo a cada uno de ellos en protagonista de su momento en la historia literaria.

“El Quijote no es una obra renacentista, es mucho más, es la primera obra moderna, no ya de la literatura española, sino de la literatura universal”, dijo Antonio Machado.

 

 

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: