Donabond

Hubo un tiempo en el que los hombres caían en una depresión cuando cumplían los cuarenta años y la esperanza de vida no iba más allá de tres o cuatro años posteriores a su jubilación. ¿Qué he hecho en mi vida? ¿Qué he hecho con mi vida? “De los cuarenta para arriba, no te mojes la barriga”. Hombres ajados por el trabajo y el esfuerzo de largas peonadas, con y sin corbata, radio novela a la hora de cenar, luego televisión en blanco y negro, y futbol los domingos, eso sí, en donde se podía insultar al árbitro y a los futbolistas y no pasaba nada. Nunca pasaba nada si no te metías con Franco o con la Falange, en cuyo caso te daban a elegir el número de vergajo, en función de su longitud, con el que te molían las costillas.

 

La mujer de esa época casi nacía ajada, establecida en los parámetros que años antes, en 1897, escribía Joaquín Costa: “Ante todo, es preciso tener en cuenta el recogimiento extraordinario, causi musulmán, en que viven las solteras y el cuidado extremado que se guarda con ellas. Desde que, a los trece o catorce años dejan de asistir a la escuela, no les es ya lícito salir nunca solas de su casa … para andar por la calle, es requisito indispensable que las acompañe alguno de sus hermanos o de sus padres, o una persona de respeto que tenga la confianza de estos”.

 

Cuando murió Franco, los jóvenes que entonces tenían entre quince y veinte años, a caballo entre la dictadura y la democracia (no es el momento de hablar de la cantidad y calidad ni de esa dictadura ni de esta democracia), tuvieron que adaptarse rápidamente a un mundo en constante cambio para el que, la mayoría, no estaba cultural ni universitariamente preparado. Cada uno hubo de improvisar nueva trayectoria personal, profesional, cultural, sexual, humana, trabajando al mismo ritmo que sus antecesores, pero a la vez evitando a sus hijos las penurias que ellos conocían en primera persona.
La mujer de esta generación tuvo acceso a la cultura, a la universidad y al trabajo, en muchos casos con diferencias en su contra en relación al hombre, tanto en dedicación como en remuneración.

 

Estas personas son los que ahora están alcanzando la jubilación, “engañados” por la democracia porque cuando empezaron a trabajar, en tiempos de Franco, contrato bilateral, la jubilación alcanzaba al sueldo medio de los dos últimos años trabajados, y ahora, gran consecución social para los obreros obtenida por los partidos políticos, sindicatos y patronales, alcanza a los últimos quince años, previsto llegar a los últimos veinticinco años de cotización a medio plazo. En la práctica, dada la edad en la que los jóvenes encuentran trabajo y la edad en la que se desenganchan laboralmente de las empresas (eufemismo que enmascara el despido del empleado en el momento que el empleador lo estime oportuno), es una drástica reducción de la pensión de jubilación de quienes lleguen a esa situación en el segundo tercio del presente siglo.

 

Los que eran unos críos en 1975, son actualmente cincuenta añeros, no cincuentones como antes se les llamaba. Viajados, estudiados, divorciados, muchos triunfadores, otros muchos en el paro indefinido, nadie los ampara porque las subvenciones son para los jóvenes, que ese es el verdadero cambio que ahora políticamente se pretende, que los jóvenes no trabajen y vivan a costa de los que trabajan, con problemas de vivienda porque la exmujer se ha quedado con ella, familias monoparentales.

 

Pero es la mujer de esas edades la que verdaderamente ha transformado la sociedad española. Es la generación que ha roto patrones y que hoy tiene una vida totalmente alejada de los estereotipos y prejuicios del pasado: Cultural, laboral, sexual y de relación con la generación anterior y la posterior. Se vale por sí misma y tiene vida propia.

 

En España hay algo menos de cinco millones de mujeres de entre 50 y 65 años. Según un estudio “Las cinco claves para entender la mujer española a los 50”, son éstas:

 

-Viven y disfrutan de una etapa de madurez vital plena donde el ocio y los nuevos proyectos tienen un lugar importante.
-Forman parte de una generación luchadora que ha roto con los patrones y estereotipos pasados sobre alcanzar los 50 años.
-Es una mujer abierta a la innovación y las nuevas tecnologías
-Siente que aún se puede seguir mejorando en la igualdad y oportunidades laborales
-Dedica más tiempo a cuidar su salud y aspecto físico

 

La última película de James Bond está protagonizada por una mujer madura, cincuenta añera, reemplazando a las chicas jóvenes que hasta entonces habían protagonizado esta serie cinematográfica. Fue Mónica Bellucci, de la que se acompaña fotografía. Dijo que ella una Donabond (mujer Bond, no chica Bond), y qué mujer.

 

Belluci

Pero es que como ella, hay muchas en todo el mundo. A nivel local español recuerdo a Aitana Sánchez Gijón, Nieves Álvarez, Cayetana Guillén Cuervo, Eva Mendes, Elsa Anka, Almudena Ariza, Olga Lambea, Beatriz Rico, Ana Duato, Belén Rueda, Natalia Estrada, … mi vecina del quinto … y otras muchas cientos de miles más.

 

Las mujeres de estas edades se consideran activas, felices, con mucha más autoestima, seguridad y libertad que cuando eran más jóvenes. Más abiertas a encuentros sexuales, que en muchos casos coincide con problemas de próstata de los compañeros o excesivo gasto de testosterona en campo contrario, no se consideran mayores o parte de una generación madura. Son financieramente independientes y activas en el trabajo y en la sociedad, y esperan vivir otros treinta años más.

 

Estas mujeres no necesitan de asociaciones feministas reivindicativas de ningún tipo, se reivindican por ellas mismas, viven su vida, y dejan vivir. Loada seas mujer.

 

Publicado en el Blog de Campos el 07-05-2016

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: