Moroso por informe bancario

Cada vez hay más divorcios en España. No tengo estadísticas de las circunstancias que concurren en todos y cada uno de ellos. Las parejas no aguantan su amor como antes, y “por quítame allá esas pajas”, propias o ajenas, se rompen muchos matrimonios y parejas. El divorcio, en muchos casos, es hacer pública la condición de cornudo/a por sentencia firme.

 

El Banco de España está gestando una Circular (las circulares del BdE son de obligado cumplimiento para las entidades financieras), para que los Bancos justifiquen ante autónomos y PYMES la denegación, cancelación o reducción del flujo de financiación a sus clientes, con preaviso de tres meses antes de cancelar sus riesgos con la entidad, debiendo entregar a cada uno de sus acreditados una extensa información sobre su situación financiera e historial de pagos.

 

No sé hasta qué punto es constitucional que una entidad privada tenga que justificar sus actuaciones y toma de decisiones, fuera del ámbito de sus accionistas, que son los dueños de la empresa. Pero, “las gallinas que entran por la que salen”, ningún banco protestará.

 

En cualquier caso, a mí siempre me ha parecido bien el que los bancos argumenten por qué conceden o deniegan los créditos. Existe una frase muy característica de los directores y gestores bancarios. Si está aprobado: Ya te he aprobado eso. Si está denegado: Me lo han denegado esos de la Central. Esto es de ser un mal profesional, pero a ver dónde encuentras un director de una oficina de barrio que haya tenido una letra de cambio en sus manos, sepa si las cuentas se liquidan por el método directo, indirecto o hamburgués, conozcan qué es y cómo se tramita un crédito documentario o qué es y cómo se detecta el papel de colusión.

 

Todo este tema, en mi opinión, presagia una serie de fusiones bancarias y reducciones de plantilla, en la que la entidad resultante no asume el límite de riesgos establecidos por cada una de las entidades fusionadas, resultando un porcentaje de riesgos superior al deseado en global con esos clientes.

 

Las empresas son para los bancos como los empleados para las empresas. Ninguno bueno se queda en el paro. En España la mayoría de las empresas están descapitalizadas, eso que se enseñaba en las escuelas de negocios que había que invertir poco capital y mucha financiación ajena, con lo cual se obtenía mayor rentabilidad. Eso ya pasó. Los bancos no asumen que el apalancamiento sea suyo y los beneficios, si los hay, sean de las empresas. A partir de ahí, el capital propio y el resultado recurrente han de poder pagar las deudas de la empresa. Sí hay crédito en el mercado, pero no a los insolventes ni a los malos pagadores.

 

Por otra parte, los bancos no despegan en rentabilidad, cada vez tienen más exigencia de capital, siguen con un ratio de morosidad de más de dos cifras, ello sin tener en cuenta los traspasos a Suspenso, que maquilla la morosidad. Además, se va a modificar la histórica Circular 4/2004 del BdE, que va a suprimir la clasificación denominada “subestándar”, creando una nueva rúbrica de “Riesgos en seguimiento especial”, que deberán ser provisionados por las pérdidas esperadas por cada uno de sus créditos y no por las pérdidas incurridas.

 

 

Y la inestabilidad política que se avecina, con probables cambios de legalidad jurídica más propios de una “comuna” que de incentivar el desarrollo del crédito. Sin descartar que aumente la salida de depósitos de españoles hacia la Unión Europea, absolutamente legal y lícito, porque el miedo es libre y el dinero no entiende de ideas, países ni religiones.

 

El informe a facilitar al cliente deberá incluir de forma detallada (y según unos criterios estandarizados para todo el sector) sobre la situación financiera, la información presentada en la Central de Información de Riesgos del Banco de España, datos comunicados a empresas que prestan servicios de información sobre solvencia, el historial crediticio, los extractos de movimientos y la calificación de riesgo de cada pyme y cada autónomo al que le vayan a modificar sus condiciones de acceso al crédito, especificando tanto el tipo de garantía existente como la cobertura de la misma

 

En resumidas cuentas, los clientes van a quedar reflejados en un informe permanente de morosos por sentencia bancaria, que deberán portar cuando pretendan cambiar de banco. Antes, en algunos sitios colaba eso de que no me dan buen servicio, ahora quedarán marcados con tinta indeleble.

 

Y es que dar créditos es muy fácil. Lo difícil es cobrarlos.

 

Antonio CAMPOS
http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DFE MADRID de Alcalá de Henares, pág. 15 del 30-01-2016

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: