Plaza Mayor

La Plaza Mayor ha sido, desde el pueblo más pequeño a la mayor ciudad, el centro de vida y actividad de sus ciudadanos. La celebración de las fiestas mayores, el mercado semanal, punto de reunión de obreros sin trabajo en espera del empleador que eligiera personal para la faena del día, tontódromo de jóvenes en edad de merecer, manifestaciones en contra y a favor de todo, tabernas de amigos en los que si faltaba alguno un solo día se llamaba a su casa a ver si le pasaba algo, ultramarinos finos, estancos, farmacia, tiendas de tronío, y policías. Todo transcurría en la Plaza Mayor, que según las épocas se ha llamado de la República, de la Constitución, de la Independencia, del Generalísimo, del Caudillo, Real, Central, del Ayuntamiento, y otras denominaciones, pero que nunca ha dejado de tener la misma función. Yo quiero llamarla Plaza Mayor, para no tener que cambiar el nombre mande quién mande en el Gobierno de turno.

 

Un amigo me dijo un día: En España hay una capital, que es Madrid; tres ciudades, que son Barcelona, Sevilla y Valencia; una villa, que es Bilbao; y el resto, pueblos. Ha pasado mucho tiempo desde entonces, han cambiado muchas cosas, pero el centro de las ciudades, salvo las dichas, aparecen lúgubres y sin vida social a partir de la hora de cierre de los comercios. Las ciudades se han expandido y las viviendas de nueva construcción se han trasladado a pedanías bajo el pomposo nombre de urbanizaciones. Mi amigo llevaba razón.

 

Y no será porque nos son bonitas las plazas de muchos pueblos y ciudades de España. Además de las citadas, por orden alfabético para que no haya distinciones de beldad y bondad: Alcalá de Henares, Almagro, Almazán, Ávila, Burgos, Cáceres, Cádiz, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Granada, La Coruña, León, Lugo, Málaga, Mérida, Murcia, Oviedo, Palma de Mallorca, Pamplona, Salamanca, San Sebastián, Santander, Segovia, Toledo, Trujillo, Valladolid, Vitoria, Zamora.

 

CR

Empieza un nuevo año. Se celebra el nacimiento de Cervantes, el mayor escritor en idioma español de todos los tiempos, hace cuatrocientos años.

 

Voy a sentarme en la Plaza Mayor de mi pueblo a ver pasar a la gente, a observar, a ver qué comercios funcionan y cuáles no, a los jubilados que pasean tranquilos y toman el sol, a nacionales y emigrantes que están sin hacer nada a media mañana, tomando cerveza y fumando tabaco rubio, a los jóvenes que van a la universidad, a los empleados públicos y privados, hombres y mujeres, que salen a tomar café y vuelven con la compra hecha, a Tony el Candil y su quiosco, a quien compra prensa y libros y a quien pasa un buen rato mirando y leyendo las portadas de los diarios, a los turistas que llegan por un día, la mayor parte de ellos pensionistas con ganas de conocer una de las ciudades renacentistas más bonitas de España.

 

Y así iremos pasando la vida, reflexionando sobre esto y aquello, sobre lo que consideremos interesante, cosas sencillas cuya suma alcanza el vivir de cada día.

 

Publicado en el Blog de Campos el 03-01-2016

 

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: