Cultura y Autonomías

La cultura es lo más importante que se puede legar a un hijo. Con ella se alcanza la libertad y la lógica, fundamentales para desarrollarse en la vida.

 

Durante la etapa franquista, la cultura estaba unida indisolublemente a un crucifijo de latón sobre cruz de madera oscurecida por el paso del tiempo, junto a una fotografía del general en traje de gala, todo ello sobre un fondo blanco resplandeciente de cal. Pocas universidades, esfuerzo sobre esfuerzo para poder optar a una beca del PIO (Principio de Igualdad de Oportunidades), en el que era condición sine qua non sacar nota media de notable en la convocatoria de junio.

 

Llegada la democracia, cuando se fueron trasmitiendo competencias a las Autonomías, no se le dio la debida importancia al tema de la cultura y de la enseñanza.

 

Los catalanes, más listos que el resto, asumieron rápidamente que era por esa vía por la que había que desarrollar su proyecto independentista. Me reescribo y remito al año 2012. Asunción de atribuciones en los planes de educación, sin prisas pero sin pausas, asignaturas, contenidos, historia, cultura, medios de comunicación, inmersión lingüística, hasta un momento en el que el castellano es el tercer idioma en rotulación autonómica y medios públicos de transporte, detrás del catalán y del inglés.

 

En las escuelas se enseña que “Catalunya está formada por Barcelona, Tarragona, Lleida, Girona, la Catalunya Norte, el País Valenciano y las Islas Baleares”. Hay titulados superiores en la veintena de su vida que escriben joyas literarias como la que sigue a continuación y que guardo en mi archivo particular: ““Haber si elije vosté entre anbas””, que ha conseguido que las nuevas generaciones catalanas no tengan lazos con España. Eso sí, todos los mayores de cuarenta años son absoluta y perfectamente bilingües, piensan en catalán y castellano, y en Barcelona capital, cosmopolita a la vez que pueblerina (los catalanes pudientes viajan a Madrid a ver museos, teatro y grandes espectáculos), existe máxima educación y ningún problema para hablar y que te hablen en castellano, salvo en impresos y actuaciones de organismos oficiales, incluida policía, que redactan los documentos en catalán añadiendo si lo solicitas: y manifiesta, dos puntos, entre comillas, y escriben lo que diga el ciudadano en su idioma, lo mismo da que sea en castellano que en italiano o inglés.

 

La misma historia se ha repetido en Baleares, donde se habla un catalán cerrado y de pronunciación muy rápida, difícil de entender hasta por los propios catalanes.

 

En Euskadi, tras muchos muertos inocentes en el camino, solo sabían hablar euskera en Bermeo, pueblo de rancio abolengo marinero y puerto donde se acudía a comprar la mejor merluza de pincho del mundo, y el resto de la población vasca solo sabía palabras y frases sueltas, y nadie era capaz de mantener una mínima conversación coherente más allá del “egun on” que significa “buenos días” y que Vizcaya se escribía con “be” porque en euskera no existe la “uve”.

 

Las ikastolas fueron determinantes para la enseñanza del euskera, y muchas empresas vascas y del norte de Navarra, tuvieron que becar a sus empleados para aprender el idioma, que antepusieron al inglés, ruso, árabe o chino mandarín. Y digo “tuvieron que becar” con conocimiento de causa.

 

El Reino de Valencia, en donde la españolidad se sentía en cualquier rincón, con el acceso al poder de fuerzas de extrema izquierda, está rotulando solo en valenciano, escondiendo las banderas españolas y promocionando su lengua mediante inmersión total de la población infantil.

 

Huyendo de la canícula veraniega, he estado unos días de vacaciones en Galicia; hasta hemos tenido lluvia, suave y esponjosa, y por la noche arropados con una sábana. Hacía tiempo que no estaba en estas maravillosas tierras celtas, en donde muchas veces he visto a las mujeres guiando los carros de bueyes mientras los hombres estaban en la mar. Las antiguas carreteras serpenteantes y estrechas, se han convertido en modernas autovías y autopistas.

 

Aquí también se siente el tema lingüístico. En Vigo, la ciudad más poblada y centro industrial de Galicia, cuyo alcalde es el socialista Abel Caballero, reelegido en varias legislaturas municipales, visité el Pazo-Museo Quiñones de León, bajo auspicio municipal. Rotulado solo en gallego.

 

aut01

 

Y en el barrio del Berbés, cerca del Restaurante El Mosquito, que era el mejor sitio para comer marisco de toda la ciudad, una lápida mural conmemorativa de “asesinados por el franquismo”, en gallego, ahora que están desapareciendo las placas y el nombre de las calles de todo lo que hace alusión a ese periodo, hasta el de un escritor y poeta como José María Pemán.

 

aut02

 

Fue el Mariscal Tito de Yugoslavia, quien antes de morir dijo “a ver qué vais hacer cuando yo falte”. Las democracias surgidas de su desmembramiento, el colapso económico y los nacionalismos recalcitrantes, llevaron a una guerra entre hermanos cuyas consecuencias aún perduran.

 

Espero que hayamos aprendido la lección y todas las regiones y autonomías españolas, con el más estricto respeto a su lengua y a su cultura, mantengan el idioma español como el común de todos los españoles.

 

PD. Mañana es el 27-S, fecha de elecciones autonómicas en Cataluña. Confiemos que sea eso, y solo eso, elecciones autonómicas, que nadie transgreda la Constitución y no haya que aplicar la ley con todo su rigor, por acción en unos o por omisión en otros.

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 26-09-2015

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: