Luisito

La profesora interviene en una discusión entre dos alumnos.

 

– Luisito, ¿cuál es el problema?

 

– Es que soy demasiado inteligente para estar en el primer grado. Mi hermana está en tercero y yo soy más inteligente que ella. ¡Yo quiero ir para el tercero también!

 

La profesora ve que no puede resolver el problema y lo manda para la dirección.

 

Mientras Luisito esperaba en la antesala, la profesora le explica la situación al director. Este le promete hacerle un test al muchacho, que seguro no conseguirá responder a todas las preguntas, y así accederá a continuar en el primer grado. Ya de acuerdo ambos, hacen pasar al alumno y le hacen la propuesta del test, que él acepta.

 

– A ver Luisito, ¿cuánto es 3 por 3?

 

– 9.

 

– Y ¿cuánto es 6 veces 6?

 

– 36.

 

El director continúa con la batería de preguntas que un alumno de tercer grado debe conocer y Luisito no comete ningún error. Por lo que dice a la profesora:

 

– Creo que tendremos que pasarlo al tercer grado.

 

– ¿Puedo hacerle yo unas preguntas también?

 

El director y Luisito asienten.

 

– ¿Que tiene la vaca 4 y yo sólo dos?

 

– Las piernas – responde sin dudar

 

– ¿Que tienes en tus pantalones, que no hay en los míos?

 

 

El director se ajusta los lentes, y se prepara para interrumpir.

 

– Los bolsillos – responde el niño.

 

– ¿Qué entra al centro de las mujeres y solo detrás del hombre?

 

Estupefacto, el director contiene la respiración

 

– La letra “E- responde el alumno.

 

– ¿Y donde las mujeres tienen el pelo más encaracolado?

 

– En África, responde Luisito sin dudar.

 

– ¿Qué es blando, y en las manos de una mujer se torna duro?

 

– El esmalte de uñas, profe.

 

– ¿Qué tienen las mujeres en medio de las piernas?

 

– Las rodillas, responde Luisito al instante.

 

– ¿Y que tiene una mujer casada más ancha que una soltera?

 

– La cama.

 

– ¿Qué palabra comienza con la letra C y termina con la letra O y puede estar claro u oscuro?

 

El director empieza a sudar frío.

 

-El cielo, profesora.

 

– ¿Y que empieza con C tiene un agujero en medio y yo se lo di a varias personas?

 

– Un CD.

 

 

Más aliviado, el director les interrumpe y le dice a la profesora:

 

– Póngame a Luisito en 4º grado. ¡Yo me habría equivocado en todas!

 

Reconocedlo, no hubieseis pasado a 4º.

 

Publicado en el Blog de Campos el 02-08-2015

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: