Abril de Cervantes

Como cada 23 de abril, conmemoración del enterramiento del mayor escritor en español de todos los tiempos, se entrega el Premio Cervantes en la Universidad de Alcalá de Henares. Un año más, fiel a la cita en estas mismas páginas, y siempre una semana antes para que no haya malas interpretaciones en cuanto a que no es una realidad, sino una ficción del autor, tratamos de imaginarnos dicho acto, desde la perspectiva de un contador de historias irrealizables.

No hay por qué engañarse, las medidas de seguridad eran mayores que en años anteriores y el dispositivo policial habitual estaba reforzado por hombres rubios de descomunal presencia física, gigantescas espaldas y brazos interminables, controlado todo hasta el más mínimo detalle, porque este año estaba anunciada la presencia del Embajador de los Estados Unidos de América y su pareja sentimental.

 

Temor y sentimiento de miedo a un atentado terrorista islamista, que tendría eco mediático a nivel mundial; en vez de repeler y acabar con esta amenaza, dudamos de cómo poner fin a ello, callando los más ante la amenaza de los menos que, por añadidura, son los asesinos.

 

Multitud de banderas arco iris, muchas de ellas portadas por hombres que representaban una edad próxima a la de jubilación.

 

En lugar próximo, pero separado, banderas rojas alauitas con el sello de Salomón, un pentagrama verde en el centro.

 

Algunas, pocas, banderas tricolor republicanas españolas. Y muchas “Barras y estrellas”, que los americanos saben hacer muy bien las cosas y son los reyes del márketing.

 

ah1

 

Juan Goytisolo nació en Barcelona el 6 de enero de 1931, en el seno de una familia de la burguesía de origen vasco-catalán. Su madre murió en un bombardeo en la guerra civil española y el padre se posicionó a favor del franquismo. Estudió en colegios religiosos.

 

Instalado en París en 1956 comienza su frenética actividad antifranquista: “En las primeras y ajetreadas semanas de mi estancia en París entré “igualmente” en contacto con algunos exiliados españoles y viajeros procedentes de la Península situados entonces, en su mayoría, en la órbita del PCE: Tuñón de Lara, Antonio Soriano, dueño de la librería española de la Rue de Seine, Eduardo Haro Tecglen, Ricardo Muñoz Suay, Alfonso Sastre y Eva Forest, Juan Antonio Bardem”. Conoció, también, a Semprún y Claudín. Se asoció a la empresa de los Cuadernos de Ruedo Ibérico y creó la revista Libre.

 

Ese “igualmente” corresponde al descubrimiento definitivo de la atracción sexual hacia los hombres. Se casará con Monique Lange, pero la relación física matrimonial termina por su incapacidad para relacionarse con las mujeres, que ella acepta y consiente, manteniendo por su parte diversos amores con otros hombres.

 

Su obra, publicada en París, México y Buenos Aires, será rigurosamente prohibida en España hasta el año 1976. Se convierte en apátrida, vagabundeando por países musulmanes o por el París de los exiliados, en donde tiene relaciones sexuales con un magrebí, que le abre al conocimiento del mundo árabe y a dar la vuelta a su creación literaria, estableciéndose definitivamente en Marrakech a la muerte de su esposa en el año 1996.

 

Es uno de los intelectuales españoles más influyentes en el extranjero y habitual en la prensa española, en particular de El País, para el que ha sido corresponsal de guerra en Chechenia y Bosnia. Autor del realismo social de los años cincuenta, es sobre todo un crítico implacable de la civilización occidental a la que contempla desde una óptica periférica.

 

Como es catalán de nacimiento, se rumoreaba la posibilidad de que acudiera el Presidente de la Generalitat de Catalunya, pero al final no ha sido así. Decían que su agenda no le había permitido venir, pero yo no estoy muy seguro de ello, el pueblo alcalaíno es noble y pluricultural, pero no aguanta bien que alguien le diga que son unos ladrones, que roba a los catalanes. Además, no se fía del FBI, del CNI, de los GEOS ni del resto de fuerzas de seguridad especializadas, solo de sus Mossos d’Esquadra, a los que él ha nombrado y que le están agradecidos en primer tiempo de saludo.

 

Es el primer año que los reyes acuden como tales reyes. El acto en su conjunto es el mismo que en años precedentes, el pase de revista más ligero y el intercambio de saludos más jovial y menos protocolario.
Están todos los que son; unos eran y ya no son: faltan; otros no eran y ahora son: trajes y vestidos nuevos, más actualizados; otros han llegado porque han ascendido: Bombita es la más pizpireta, cincuenta años bien llevados; otros agotan su mandato y hay codazos para no perderse la foto, que pudiera ser la última para enseñar a sus nietos, y el resto, los incombustibles, sabiendo que mande quien mande estarán siempre presente en este acontecimiento.

 

Hace unos días estuve en este mismo lugar para entregar el Premio Derechos Humanos a las religiosas de las Adoratrices por la grandísima labor humanitaria que llevan a cabo.

 

Con una profunda emoción por el honor que supone comparecer nuevamente en este incomparable marco del Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, a la que sabéis llevo en mi corazón, y a cuyo Premio Cervantes concurro por vez primera como Rey, comprometido con la diversidad cultural de cuantos pueblos componen la unidad de la nación española, hoy rendimos un merecido homenaje a un escritor español cuya literatura ha llenado la segunda mitad del siglo veinte, superando vetos propios de otras épocas, en una España democrática y constitucional en la que yo, el rey, soy el primer servidor.

 

No se recuerda que en la historia de la entrega de los premios Cervantes, se interrumpiera el discurso real con atronadores aplausos y gritos de ¡Viva el Rey!

 

Juan Goytisolo, prosiguió, ha sido un embajador errante, es el escritor español vivo más traducido y estudiado fuera de España, y su dominio del lenguaje refleja un enfoque crítico-social de la realidad global.
En su discurso, la voz de Goytisolo sonó atronadora, contra los partidos políticos, sindicatos, la justicia, la universidad, los enchufes, las subvenciones, los créditos, los rescates, el amiguismo institucional, la familia Pujol, “estoy harto de la corrupción”.

 

“Ya dije que es lógico que haya un hartazgo por parte de la gente joven respecto a la crisis, el paro, la corrupción, pero hay que articular alternativas creíbles. Tengo mucha simpatía por la gente de Podemos aunque por el momento no tengan un programa muy concreto, pero el hartazgo que reflejan me parece muy justo y lógico”.

 

Nadie meneaba los párpados. Todos pensaban si sería tan valiente de decir eso mismo sobre Marruecos, en su casa de Marraquech, junto a la Plaza Jamaa-el-Fna, en donde proclama el diálogo intercultural islamismo-occidente.

 

Fue doña Leticia, las mujeres tienen reflejos de supervivencia, acentuados cuando se han visto cambiar los colores de la bandera que se enarbola, la que acercándose a la oreja izquierda del Rey le susurró algo, no se sabe qué, pero cuando acabó de hablar el premiado, saltó como un resorte, se puso de pie y dijo, más o menos, que la democracia española es tan grande que todo el mundo puede decir lo que considere oportuno, que no hay nadie vituperado por sus manifestaciones ni sus ideas, y que se sentía muy contento que alguien que así pensaba hubiera ganado el Premio Cervantes, el mayor galardón de las letras españolas, pues eso demostraba que se premiaba al mejor y no al más adicto. Volvieron a repetirse los aplausos y gritos de ¡Viva el Rey!

 

ah2

El refrigerio posterior en el patio renacentista fue tenso, nadie se fiaba de nadie, todo el mundo con la boca cerrada para no decir ninguna descortesía, apenas sonrisas forzadas para la foto de rigor. Solo el Rey, en uno de los corrillos que se formaron, dijo en voz suficientemente alta para que se oyese más allá del círculo próximo, que era la fiesta de la literatura en lengua española, que como tal había que tomarla y que, como tal, había sido un gran éxito, pues se incorporaba a los ganadores un insigne escritor de talla mundial.

 

Majestad, por favor, sería tan amable de hacerse una foto con toda la Corporación Municipal de Alcalá, por lo que pueda pasar el mes que viene …

 

Antonio CAMPOS
http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: