Una vez más

Ha sucedido en Madrid, pero podría haber sido en cualquier otro sitio de España. Una anciana de ochenta y cinco años ha sido desahuciada de su vivienda, mujer analfabeta, préstamo a su hijo del año 2010, principal de cuarenta mil euros, exigible actual de setenta mil euros, valor de la vivienda ciento sesenta mil euros, prestamista un particular de los que existen miles de anuncios en la prensa nacional. La judicatura da cumplimiento a la legalidad vigente, embarga y desahucia al garante del moroso.

Hasta aquí, todo absolutamente legal y nada que objetar a ninguno de los intervinientes. Pero analicemos los hechos desde la realidad del vivir diario en este país.

Un hombre, su hijo, entre cincuenta y sesenta años, divorciado, vendedor de pisos en paro, lo que significa que conoce perfectamente dónde se mete, que con esa edad no ha sido capaz de haber ahorrado un mínimo de liquidez, ante la denegación de financiación por parte de las entidades bancarias (ver El País del 23-11-2014), recurre a un particular con el que documenta un préstamo hipotecario con la garantía de la vivienda de su madre, analfabeta, que únicamente sabe mal firmar.

¿Quién recurre a un prestamista particular? El moroso recalcitrante y que no tiene medios económicos para hacer frente al pago de la deuda.

 

prestamistas privados 01

¿Qué piden los bancos para conceder un préstamo? Además de las garantías correspondientes, que el deudor tenga flujos dinerarios para hacer frente al pago de la deuda. No quieren quedarse con ninguna vivienda, que es un grave problema para ellos.

¿Qué piden los prestamistas particulares? Como los que acuden a ellos son los que tienen “el agua al cuello”, mejor que no puedan pagar para así adjudicarse el inmueble, que es donde verdaderamente está su negocio. Un préstamo de cuarenta mil euros, el interés y los gastos han debido ser exponenciales pues han supuesto el 75% del principal en cuatro años, se salda con la adjudicación de una vivienda de ciento sesenta mil euros que, por muy barata que se venda, representa un beneficio de usura. Todo legal. Pero patético.

prestamistas privados 02

¿Qué solucionan los de la PAH, Stop Desahucios y resto de voceros callejeros? Nada. Cuando el ejecutante es una entidad financiera, dado el riesgo reputacional y el ruido comercial que puede formarse, se habilitan negociaciones, tira y afloja por ambas partes, sabiendo que al final en una situación como esta, se llegará a algún punto de encuentro, más vale un mal acuerdo que un buen pleito.

Cuando el ejecutante es un particular, o mercantil de las que han comprado riesgos morosos a las entidades financieras, ese aspecto no cuenta, porque quien se dedica a eso sabe los riesgos que corre y no le importa que le señalen, si es que alguien les conoce o identifican, viven de eso, de las plusvalías que generan la enajenación de las viviendas adjudicadas para los inversores para los que trabajan.

Otra circunstancia a tener en cuenta. La garante es analfabeta funcional. Aún quedan muchas mujeres nacidas antes de la Guerra Civil Española, que son analfabetas. Saben firmar y contar los euros, mejor en pesetas, con los dedos de la mano. Han trabajado incansablemente limpiando, cosiendo, recosiendo, fregando, cocinando y criando a los hijos, postergando cualquier atisbo cultural.

Y queda hablar del verdadero protagonista de esta historia, que es el hijo, que engañó a la madre en lo más importante que tenemos las personas, la confianza primigenia. Los sicólogos dirían que es un narcisista, que manipula al resto para conseguir sus propios intereses egoístas. Se le ve en televisión y parece que no haya roto un plato en su vida, como si fuera Jesús del Gran Poder, esto no va conmigo, ni siquiera la sociedad contra mí, todo es contra mi madre, pobrecilla, desvalida, el Estado tiene que darle un solución al tema, es mi madre. Callo el adjetivo que me gustaría vocear para definir a este sujeto.

La Plataforma de Afectados por las Hipotecas sigue diciendo que la culpa es de los bancos, sin citar en ningún momento al desaprensivo deudor principal; el Partido Socialista propone cambiar la Constitución para que el Estado en su conjunto pueda gastar más de lo que ingresa (en los desahucios lo que pasa es exactamente eso, sobreendeudamiento), y Podemos viene a decir, más o menos, que las deudas no hay que pagarlas. Habría que preguntar a todos ellos cuando la gente se queja de que los bancos no abren el grifo de la financiación. Si usted tuviera una tienda y vendiera garbanzos, ¿lo haría a quien sabe que no le va a pagar? Toda transgresión ha de llevar aparejada su corrección.

Después de lo que he escrito durante todo este año sobre el asunto de las hipotecas, no pensaba volver sobre ello en mucho tiempo, pero me ha irritado el caso de manera superlativa. Y me consta que no es único, que hay muchas personas mayores que avalaron a hijos, nietos, hermanos y demás gente de mal vivir familiar, que han puesto, y pondrán, en riesgo su pacífico transitar en los últimos años de su vida. Que Dios, en cualquiera de sus acepciones, y si fuera posible la justicia terrenal, se lo demande.

Antonio CAMPOS
http://www.es.ancamfer.wordpress.com

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares, nº 2356 del 13-12-2014

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: