Cierre en falso

Si hacemos abstracción de posicionamientos políticos y confrontación de ideas, todas necesarias, válidas y negociables en una democracia, considero que es cierto que se ha empezado a remontar la crisis en España.
No es momento de exponer datos y cifras macroeconómicas sobre ello, y mucho menos sesgarlas en pro de cualquier tendencia. Paseemos. Leamos la prensa.


¿Qué personas se ven a las doce del mediodía en cualquier calle o plaza de España? Jubilados, prejubilados y ociosos, muchos de estos últimos emigrantes no incorporados, en ningún aspecto, al acontecer diario español.
¿Hay algún albañil, fontanero, abogado o ingeniero? Muchos de los que cobran el subsidio por desempleo están trabajando habitualmente.
Trabajar de forma asalariada es otro cantar. Se ha acabado para siempre el trabajo “de por vida”, hemos llegado al Estado Europeo, ese que nos contaban nuestros padres y abuelos que en Alemania el trabajador no podía recibir ni una llamada telefónica durante su jornada laboral, a la que no destinaba ni un minuto más del horario reglamentario, pero a cuyo desempeño dedicaba el cien por cien de su tiempo y capacidad.
¿Han reservado mesa en un restaurante en el centro de la ciudad para cualquier sábado? No comerán si no lo han hecho con antelación.
¿Han ido al futbol, Real Madrid-Barcelona, acompañado de su hijo? ¿Cuánto le ha costado? Campo lleno. Se vuelve a ver actividad en ello.
¿Quieren ir al teatro a ver a Arturo Fernández? Agotadas las entradas para los dos próximos meses de actuación. ¡Ah!, y sin subvenciones de ningún tipo. Las subvenciones son para los que no saben triunfar por sí mismos.

 


Los bancos empiezan a conceder créditos; he dicho a conceder, no a regalarlos: A quien puede y tiene disposición a devolverlos.
¿Ha bajado la vivienda, realmente, como da la impresión que quieren transmitirnos? Se vuelven a ver promociones y ofertas por muchos sitios, pero analicemos aunque sea someramente:
La parte correspondiente a reposición, no afecta a Juan Español. Pero son normales anuncios de viviendas por dos millones de euros en Madrid o Barcelona, Palma de Mallorca, Bilbao o San Sebastián. También de un millón de euros en Alcalá de Henares.
Segundas viviendas en zonas costeras. Pocas, muy pocas, bien situadas en primera línea de playa. Las ofertas se encuentran lejos del agua.
Viviendas pateras y similares. No las quieren ni los bancos que en su día las financiaron. Poco a poco se irán convirtiendo en problemas sociales, como parece que ya existe en un barrio de la ciudad.
Primeras viviendas de lo que hasta ahora ha sido la clase media española: Ahí está, y sigue, el problema. He consultado, a través de internet, la cartera inmobiliaria de diferentes ciudades, obra nueva y segundas transmisiones. Lo adjudicado por las entidades financieras, bien impagos o promoción que no se vendió en su día, tiene financiación de hasta el cien por cien del precio de venta, que efectivamente es menor al de su momento inicial, pero en su inmensa mayoría están muy lejos, distanciados y no céntricos en relación al núcleo urbano al que pertenecen, y adolecen de servicios complementarios. Y una vivienda digna, aunque alejada, está en un importe superior a los doscientos mil euros, impuestos y gastos aparte. ¿Es precio asumible, y pagable, por Juan Español, en un mercado de trabajo discontinuo y, en muchos casos, a tiempo parcial?


En cuanto a promociones nuevas, cerca de Alcalá, pero alejado, de esas que cada miembro de la familia tiene que tener coche y no se puede tomar una cerveza antes de volver a casa, se están construyendo chalets pareados a un precio de salida de cuatrocientos mil euros, impuestos y gastos aparte.
Creo que se está cerrando en falso la crisis financiera y, sobre todo, inmobiliaria. Ello es grave porque en España solo sabemos construir viviendas, fabricar fregonas y botijos. Y los botijos son ya recuerdos olvidados fuera de uso.
¿Estamos mejor que hace tiempo? Sí. ¿Es suficiente? No. Mi amigo Paco “El Loco” me cuenta que un constructor le ha “confesado” que un precio de mil euros el metro cuadrado construido es un excelente precio de buena calidad constructiva, y se pregunta que dónde está la diferencia. Volveremos sobre el tema.

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: