Futuro incierto

Futuro incierto

Hace ya dos años dejaba escrito sobre Catalunya: Presidente de la Generalitat desde enero de 2010 es Artur Mas (Barcelona – 1956), eficaz colaborador de Pujol y auspiciado por él a ser su sucesor, periodo transitorio en el que ha colocado, democráticamente elegido con la democracia teledirigida por los que mandan, al hereu Oriol Pujol i Ferrusola como Secretario General, y el hijo, menos listo, menos inteligente, más ambicioso que el padre e independentista extremista como su madre, era el silente número dos que espera pacientemente a que falle el número uno para llegar al Palau de la Generalitat en la Plaza de Sant Jaume, salvo que aparezca un charco muy grande con barro en el camino.


El padre ha sido listo, muy listo. Un forero amigo, que conoce bien los entresijos catalanes, me dice: Banca Catalana entidad financiera creada en 1959 por Florenci Pujol Brugat, su hijo Jordi Pujol y Francesc Cabana, con la compra de la Banca Dorca de Olot, absorbió: en 1971 el Banco de Expansión Comercial, el Banco de Gerona en 1975, el Banco Industrial del Mediterráneo en 1979, en 1980 el Banco Mercantil de Manresa, el Banco de Barcelona, el Banco Industrial de Catalunya. Entre 1974 y 1976 repartió 516 millones de pesetas en dividendos, pese a que tenía un déficit de 11.086 millones. En 1982 suspendió pagos y por motivos políticos fue rescatada por el Fondo de Garantía de Depósitos. Pujol fue procesado por presuntos delitos de apropiación indebida, falsedad en documento público y mercantil y maquinación para alterar el precio de las cosas, proceso que se solventó con un veredicto anunciado (¿Cómo y por qué se sabía previamente el resultado de la votación?) por Piqué Vidal de treinta y tres a favor y resto en contra, de los cuarenta y un Magistrados de la Audiencia de Barcelona.
Los hoy jubilados fiscales Jiménez Villarejo y Mena saben esta historia completa, y las amistosas gestiones de Felipe González a cambio de “eso ahora no toca”.
Después de las elecciones legislativas de 1996, el Partido Popular, liderado por José María Aznar y su “catalán en la intimidad”, suspendió definitivamente cualquier investigación relacionada con el Gobierno Autónomo Catalán, impidiendo que el proceso pudiera llegar al Tribunal Supremo.
Sin acritud, solo recordar que tanto Felipe González como José María Aznar gobernaron –qué tendrá el poder- con la ayuda parlamentaria del Sr. Pujol. El Premio Nobel Imre Kertész dejó escrito en su obra Sin destino (año 1975) que “la amistad es una cosa pasajera, limitada por las leyes de la vida”.
Desde los tiempos de Banca Catalana, pasaba demasiadas horas de trabajo con su secretaria, la mujer más influyente de Cataluña durante muchos años, a la que se llevó a la Generalitat cuando fue Molt Honorable y en cuyas dependencias durmió durante unos meses de crisis matrimonial, superada por su muy inteligente y ambiciosa esposa, porque en Catalunya son las mujeres las verdaderamente inteligentes, que dirigen a sus maridos y compañeros en la sombra y sin que estos se den cuenta.
Cuando el cántaro va tantas veces a la fuente, antes o después se rompe. El hereu se ha visto involucrado en diferentes temas, política y económicamente oscuros, y tuvo que dimitir como secretario general de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC), la formación creada por su padre en 1978 como organización política.

 

El padre confiesa su fortuna oculta en paraísos fiscales, treinta y cuatro años viviendo de la política, que han auspiciado un patrimonio familiar de empresas varias, concesiones administrativas, coches de alta gama, propiedades diversas, cuentas multinacionales, que salpican, no prejuzgan, y menos juzgan, que para eso está la judicatura independiente, una saga que ha progresado exponencialmente muy por encima de la media nacional, en el círculo estrábico catalán, mirar para un lado y ver otro, o mejor no ver nada.

 

Ha aparecido por tanto, un charco muy grande en el camino, que ha apartado a la saga Pujol, de forma definitiva, de la política catalana y nacional.

 

¿Por qué hablaba yo, ciudadano de a pie, hace dos años, de un charco en el camino? ¿Soy el único que había oído los tambores en el desierto? ¿Hay más charcos de algún otro preboste catalán, valenciano, vasco, andaluz o madrileño, a título regional indicativo y no limitativo? ¿Soy el único que sigue oyendo tambores? ¿No será que el Presidente del Gobierno no es tan Don Tancredo como creíamos y es él el que marca los tiempos? ¿No es el sentimiento de corrupción generalizada lo que ha puesto a Podemos en el mapa político español?

 

Artur Mas fue auspiciado por Pujol a ser su sucesor, y ahora piensa que sus males tienen origen en su hasta ahora protegido, no hay peor astilla que la de la propia madera. Lucha de castas entre el que ha sido, el que es y lo que será, futuro incierto que, a lo peor, beneficia a los secesionistas catalanes republicanos, y a otras formaciones extremistas de carácter nacional que, como dejó escrito Lenin en su “Decálogo” de 1913, “hable siempre sobre democracia y estado de derecho, pero en cuanto se presente la oportunidad, asuma el Poder sin ningún escrúpulo”.

 

He vuelto a Barcelona a pasar unos días con amigos, y enemigos. He encontrado un ambiente político muy cambiado del que dejé hace tres años, más extremista, claramente independentista, con proliferación de la estrella de cinco puntas, que significa la perfección del maestro masón: la fuerza, la belleza, la sabiduría, la virtud y la solidaridad, con acoso real a quien no se encuentra en ese frente, con gente en contra de España sin argumentos, solo porque es lo que le han imbuido machaconamente, haciendo bueno aquello de que una mentira muchas veces repetida se convierte en verdad.

 

La Diada (trescientos años desde Felipe V) ha sido un clamor unánime de ultra-nacionalistas catalanes. ERC quiere ganar las próximas municipales por mayoría absoluta, y autoproclamar la independencia, algo similar a lo sucedido en los años treinta del siglo pasado, que el Presidente de la República zanjó declarando la guerra a Cataluña.

 

La convicción que tienen los catalanes de que no habrá uso de las Fuerzas de Seguridad del Estado cuando se salten la Constitución, dada nuestra pertenencia a la Unión Europea, no es compartida por todo el mundo, incluso por una parte de los catalanes no independentistas, lo que pasa es que hay silencio público sobre ello, yo lo llamaría miedo a la verdad. Permitir la secesión unilateral catalana sería consentir saltarse la Constitución, a ellos y a otros futuros casos; y que dicha Constitución fuera el hazmerreir de la historia de España.

 

Hemos confundido el respeto a las culturas locales con cuestionar la identidad de España. Hay un verdadero problema de Estado, que no es debidamente asumido en su plenitud, pero que puede explotar en cualquier momento. “Si no se hace una reforma desde dentro del sistema ordenadamente, nos la harán revolucionariamente desde fuera”, ha dicho LM Ansón. Es absolutamente urgente arreglar este problema, que nos afecta a todos los españoles.

 

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: