Hipotecas – Olvido gubernamental

Hipotecas – Olvido gubernamental

El pasado mes de marzo, mediante Real Decreto de inusitada urgencia, el Gobierno adoptó una serie de medidas en materia de refinanciación y reestructuración de deuda empresarial. En la exposición de motivos razona que:
“Con frecuencia, empresas realmente viables desde un punto de vista operativo (es decir susceptibles de generar beneficios en su negocio ordinario) se han tornado en inviables desde un punto de vista financiero. Ante esta situación existen dos alternativas: o bien liquidar la empresa en su conjunto, o bien sanearla desde un punto de vista financiero, con el fin de que la deuda remanente sea soportable, permitiendo así que la empresa siga atendiendo sus compromisos en el tráfico económico, generando riqueza y creando puestos de trabajo. Parece evidente que la segunda alternativa es preferible a la primera, siendo en consecuencia obligación de los poderes públicos adoptar medidas favorecedoras del alivio de carga financiera o «desapalancamiento».


“Se trata de favorecer a los acreedores para que una expectativa incierta de cobro de una cantidad elevada (en términos de capacidad de pago del deudor) se torne en una certeza razonable de cobro de una cantidad más reducida o sujeta a una mayor espera. Se trata de favorecer también los mecanismos para que la deuda pueda transformarse en capital”.
“Sólo mediante el alivio de la deuda insostenible será posible lograr que vuelva a fluir el crédito, concebido no tanto como palanca sino como verdadera savia de la economía, puesto que el crédito es indispensable para atender los desfases entre cobros y pagos propios del giro empresarial y para acometer las inversiones verdaderamente productivas, siempre –claro está– que la deuda correspondiente sea soportable”.
Introduce a continuación una serie de razonamientos, excusatio non petita, acusatio manifiesta, de ayudas habidas a los emprendedores y deudores hipotecarios, quienes en determinadas ocasiones pueden acceder a ciertas modificaciones contractuales, pero nunca a lo que subyace en este decreto de quitas y esperas para “contribuir al saneamiento de las empresas que, no obstante su elevado endeudamiento, siguen siendo productivas”.
Como decíamos no hace mucho en estas mismas páginas, la Ley Concursal ha sido modificada varias veces desde su publicación, clara señal que no cumple con los objetivos inicialmente previstos. En esta ocasión, “la presente reforma se centra en la mejora del marco legal preconcursal de los acuerdos de refinanciación … evitando el concurso”.
La presentación de la comunicación de iniciación de negociaciones de refinanciación, suspende, durante el plazo previsto para llevarlas a efecto, las ejecuciones judiciales, siempre que se justifique por un porcentaje no inferior al 51 por ciento de acreedores de pasivos financieros, o sea, los bancos, dejando fuera los acreedores comerciales, proveedores y otros varios.
En caso de préstamos sindicados, se entenderá que los acreedores prestamistas suscriben el acuerdo de refinanciación cuando voten a su favor los que representen al menos el 75 por ciento del pasivo representado por el préstamo, salvo que las normas que regulan la sindicación establezcan una mayoría inferior, en cuyo caso será de aplicación esta última.
Voluntariamente podrán adherirse al acuerdo de refinanciación homologado los demás acreedores que no lo sean de pasivos financieros ni de pasivos de derecho público.
Se limitan los supuestos de ejecución de garantías hipotecarias, leasing y acciones resolutorias sobre elementos que resulten necesarios para la actividad profesional o empresarial. En cuanto a las garantías reales que pudieran existir, se entenderá por valor de la garantía real de cada acreedor el resultante de deducir, de los nueve décimos del valor razonable del bien sobre el que esté constituida dicha garantía, las deudas pendientes que gocen de garantía preferente sobre el mismo bien, sin que en ningún caso el valor de la garantía pueda ser inferior a cero ni superior al valor del crédito del acreedor correspondiente. Como de pasada, como si no tuviera importancia, se modifica sustancialmente la seguridad jurídica de la operación hipotecaria y su alcance, limitándola al valor de un determinado momento en la vida activa de la operación.
A los acreedores de pasivos financieros que no hayan suscrito el acuerdo de refinanciación o que hayan mostrado su disconformidad al mismo y cuyos créditos no gocen de garantía real o por la parte de los créditos que exceda del valor de la garantía real, se les extenderán, por la homologación judicial, las quitas, esperas y conversión de deuda en acciones o participaciones de la sociedad deudora, según el acuerdo sea suscrito al menos por el 60% o el 75% del pasivo financiero.

 

Se establece la ausencia de tributación en los supuestos de capitalización de deudas. Igualmente, se modifica la Ley del Impuesto sobre Sociedades en relación con el tratamiento fiscal de las rentas derivadas de quitas y esperas. Y amplía la exención en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados a las escrituras que contengan quitas o minoraciones de los préstamos, créditos y demás obligaciones, facilitando los acuerdos de refinanciación o de pago.

El contenido es mucho más amplio y riguroso, incluso con responsabilidades patrimoniales y personales para los Consejos de Administración, pero lo expuesto es una muestra suficiente para poder afirmar que uno de los motivos de este decreto, es facilitar las quitas (pérdida real por parte de los acreedores), espera (dilatación en el tiempo) y conversión en accionistas de los acreedores, a fin de reducir el apalancamiento de las empresas deudoras. O sea, que perdonen dinero los bancos (que son de propiedad particular) y proveedores, para que a los empresarios, sin aportar fondos propios, se les facilite la recogida futura de beneficios. Y de cobrar Hacienda y la Seguridad Social, ni hablamos; como estado totum revolutum, cifra anotada pero sin cobrar.
A cambio de ello, los Bancos verán relajados los criterios de provisiones establecidos por el Banco de España (el Gobierno pasa la responsabilidad al regulador bancario), criterios más benevolentes para la clasificación como riesgo normal de las operaciones reestructuradas como consecuencia de un acuerdo de refinanciación de los regulados por esta ley. Todo ello en contra de aquel principio del banquero clásico de no invertir en la empresa a la que prestas. Y de la mala experiencia de la banca industrial de los años setenta, que tuvo que ser absorbida por sus matrices antes que se produjera la quiebra de las entidades. Ojalá me equivoque, pero a largo plazo llegará el día que la bola de nieve sea tan grande que producirá un nuevo alud con muertes financieras por medio.

 

 

Olvido 01
Esta ley afecta, fundamentalmente, a las empresas. ¿No podrían habilitarse esas quitas, minoraciones y medidas favorecedoras del alivio de carga financiera, a las operaciones hipotecarias a particulares? ¿No estarían los titulares menos apalancados y podrían consumir más y generar más riqueza productiva? Dice mi amigo Paco “El Loco” que los hipotecados que se encuentran con el agua al cuello, teóricamente, votan a la izquierda y que, además, no crean empleo, problema básico que podría desalojar al partido gobernante del poder. ¡Ah! Vale por hoy.

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares del 30 agosto 2014

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 responses to “Hipotecas – Olvido gubernamental”

  1. Valerio says :

    Antonio,te sigo habitualmente en tu blog.ENHORABUENA.Lo leo con mucho interes y agrado.
    Un abrazo
    Valerio

Trackbacks / Pingbacks

  1. Ley de segunda oportunidad I | El blog de Campos - 11/07/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: