Catalina de Aragón

Catalina de Aragón, de la Casa de Trastámara, fue la hija pequeña de Fernando II de Aragón y su esposa Isabel I de Castilla, nacida el 16 de diciembre de 1485 en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, murió el 7 de enero de 1536 en el Castillo de Kimbolton.

Criada desde la cuna para ser futura reina, se educó en Alcalá de Henares, Valladolid y Granada, en la que residió desde los seis años hasta su adolescencia. Hablaba castellano, catalán, francés, inglés y latín.

Los Reyes Católicos idearon una serie de alianzas matrimoniales en contra de Francia: Juan y Juana con los Habsburgo; Isabel y María de Aragón con Portugal. En cuanto a Catalina, mediante el “Tratado de Medina del Campo”, sus padres pactaron casarla con el Príncipe Arturo de Gales, todos matrimonios por conveniencias políticas y de estado. Se casó en noviembre de 1501 y enviudó en abril del año siguiente, por lo que su matrimonio duró cinco meses. Viuda a los diecisiete años, tuvo que esperar un nuevo tratado político durante siete años, matrimoniando de nuevo con el hermano menor de su difunto esposo Arturo, el que luego sería Enrique VIII de Inglaterra.

Catalina fue madre en seis ocasiones, pero los bebés o nacían muertos o morían al poco tiempo. En 1516 nació la única hija de Catalina que sobrevivió, la futura María I de Inglaterra, la última reina católica que tuvo Inglaterra.

El nacimiento de un varón se hacía esencial para el soberano porque la dinastía Tudor era nueva y su legitimidad estaba aún en entredicho. Ninguna reina había gobernado antes exitosamente en Inglaterra por derecho propio. Los desastres de la Guerra de las Dos Rosas (1455-1485) se encontraban aún vivos en la memoria colectiva.

Al no tener un heredero varón para el trono inglés, el rey se fue alejando de ella y frecuentando otros lechos, situación que la reina soportaba estoicamente (por lo que se ve el trance debe entrar en el sueldo de reina), hasta que apareció Ana Bolena, más joven y descarada que Catalina, que encandilo al rey, tomándola en serio y no como cualquier otra cortesana.

Fue entonces cuando su esposo Enrique VIII decidió divorciarse de ella en contra del consentimiento del Papa y dividiendo a la población inglesa en dos bandos, los que seguían admitiendo ser católicos, la fe cristiana heredera de Cristo y los que defendían a su rey, un rey que quiso cambiar de religión a causa de una amante y de la falta de un hijo varón sano que le pudiera suceder en el futuro. Así nació el anglicanismo.

Enrique VIII se reconoció así mismo, en 1534, como el Jefe Supremo de la Fe Anglicana, la nueva religión de Inglaterra. Enrique, que se casó seis veces en total, aceptó que Catalina siguiera siendo la reina de Inglaterra, aun estando divorciados, y la dejó vivir hasta el fin de sus días.

Murió en 1536 y fue enterrada en la catedral de Peterborough, entonces abadía, y junto a su sepultura, dos estandartes, uno el de sus padres y el otro de la casa de los Tudor, protegen la capilla donde descansan sus restos mortales.

Indirectamente y sin ella pretenderlo, fue la justificación por la que se creó una nueva religión, la anglicana.
Para hacer este resumen hemos consultado Gran Espasa, biografiasyvida.com, phistoria.net, portalplanetasedna.com y Wikipedia.org.

Peterborough es una ciudad de Inglaterra, de unos 180.000 habitantes, hermanada con Alcalá de Henares en razón del nacimiento y enterramiento de la Reina Catalina, a donde este mes ha acudido ASALUMA, que como en alguna otra ocasión hemos puesto de manifiesto es una Asociación Cultural sin ánimo de lucro, apolítica y aconfesional, todos sus socios son alumnos o exalumnos de la Universidad de Mayores de Alcalá de Henares, libre en sus planteamientos y actuaciones, y presente en los eventos culturales de mayor actualidad en la ciudad, a rendir un sencillo pero sentido homenaje a la alcalaína.

Actuó como introductor de embajadores Mr. Phillip Robotton y su esposa Gill Robotton. El Sr. Robotton es un profesor inglés que ha dado clases durante muchos años en Venezuela, conoce Alcalá de Henares de diversos cursos y conferencias, tiene aquí muchos amigos (especiales recuerdos para Emilio Pacios) y está al día de cuanto ocurre en nuestra ciudad. Jubilado, es profesor voluntario de español para ingleses. Por parte de ASALUMA, fueron su Presidente Manuel Arribas Martínez y la Vocal de Instituciones Martina Frías quienes hicieron la ofrenda de un ramos de rosas rojas y amarillas simbolizando la bandera de España, y una granada simbolizando la ciudad en la que Catalina se crio y fue feliz y dichosa en su juventud.

La visita se enmarcó dentro de un viaje cultural a las Universidades de Oxford y Cambridge, que dejó entre los participantes un ferviente deseo de que nuestro Ayuntamiento y nuestra Universidad se dejen caer por allí y vean como, respetando piedras viejas, el futuro lo construyen ideas nuevas, estudiantes en busca de la excelencia, con profesores excelentes, en unas ciudades excelentes que viven por y para la universidad, la ciudad y la cultura. Si a eso unimos industria puntera y competitiva, estaremos en el buen camino para llegar a ser la ciudad que todos deseamos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: